Crónica SICUR 2016

Ignacio Gisbert
Vocal ADSI

SICUR 2016 ha vuelto a juntar a numerosos profesionales de la seguridad privada, en unas jornadas donde el buen ambiente y la cordialidad son la tónica habitual. Entre anécdotas de los más veteranos y bromas de los más extrovertidos, se escuchan buenas ideas, informaciones útiles y opiniones sobre, métodos, procedimientos y técnicas relacionadas con la profesión. Sin duda un espacio siempre agradable, que fomenta las comunidades de seguridad y que acerca a los profesionales a veces distantes por razones geográficas y otras por la amplitud y variedad de las materias que abarcan la seguridad integral.

Es esta ocasión me permito llamar la atención sobre unos stands que suelen ser discretos y que no hacen grandes alardes de puesta en escena, en parte porque no monetizan su presencian de la forma que lo hacen las grandes empresas. Me refiero a las asociaciones, las organizaciones donde los profesionales nos agrupamos para velar por normas deontológicas, y debatir sobre formas de trabajar dentro de unos principios éticos compartidos. Los miembros de las asociaciones no solo son los que estaban en estos cubículos, están en los stands de las grandes empresas, están paseando por la feria y están trabajando día a día por mejorar el sector desde la profesionalidad y la colaboración.

Una de las cosas que más suele gustar a los que visitan SICUR es descubrir y ver de cerca los nuevos medios que van surgiendo para luchar contra las amenazas incipientes. La divulgación forma parte de la feria y cada edición se adapta al momento, incluso apuesta por el futuro inmediato. Este año las actividades que se han realizado han ido claramente orientadas a las dudas e inquietudes más candentes del sector, por ejemplo las capacidades robóticas que permiten nuevas posibilidades de optimizar los recursos humanos allí donde realmente hagan falta.

La prevención y previsión de riesgos siempre juega a favor de la cita anual de la seguridad, siendo crucial en la cultura de la seguridad. Las autoridades públicas y los profesionales públicos que trabajan a diario con las necesidades de hacer partícipe de esta cultura de seguridad a la mayor parte de la población, siempre aprovechan la ocasión para mostrar su cercanía y buena disposición, para poner unos excelentes recursos tanto técnicos como humanos al servicio de todo aquel que necesite auxilio. Por destacar algunos, entre los valerosos cuerpos de bomberos y sus vehículos imponentes y los indispensables de los servicios sanitarios que encontramos siempre se pueden obtener guías y consejos que ayuden a minimizar riesgos, mientras se disfruta de la imagen de los medios de respuesta que nos protegen cuando la prevención por desgracia no ha sido suficiente.

Las mesas redondas y coloquios que inundan las horas de la feria son sin duda otro de sus alicientes. En esta edición pudimos degustar las palabra de los responsables de los cuerpos de seguridad públicos, que siempre nos sirven de guía a los demás de por donde debemos movernos en las situaciones más complicadas, y hasta qué punto podemos tener la tranquilidad de estar en un país que entre todas sus virtudes es ante todo un país seguro y libre, porque las policías que lo integran velan porque podamos ejercer nuestros derechos sin miedo.
Los estudios y la formación también están representados en cada edición del SICUR, y siempre se aprovechan están fechas para lanzar alguna interesante novedad. Aunque son varios los documentos que se han presentado este año, tuvimos oportunidad de conocer uno especialmente interesante sobre recomendaciones en materia de video-vigilancia que abarroto la sala demostrando el interés del sector por la materia.

Para finalizar quiero hacer mención a la siempre interesante presencia internacional, que encuentra en España un referente claro de cómo hay que hacer las cosas en un sector tan complicado y a la vez tan necesario. Los países hermanos de latinoamericana o nuestros socios comunitarios ya están entre nosotros trabajando juntos contra amenazas globales, y compartiendo experiencias y casos de éxito, que con el mismo espíritu del SICUR, cada año se estudian acuerdos y estrechan manos para buscar unidad frente a la ruptura, unidad frente al caos y sobre todo unidad frente a la inseguridad que nos proporcionan los delincuentes, porque ellos no pueden hacer ferias y congresos, sino reuniones clandestinas y encuentros furtivos porque el mal siempre acecha entre las sombras.